miércoles, 3 de noviembre de 2010

De pasiones y tración

Me siento traicionada. Una mujer tiene muy claro donde puede depositar su total confianza, saber a quién arrimarse con la total seguridad de que nunca te fallará. Hoy una vez más la vida me demuestra que me equivocaba.

Y allí estaba yo, totalmente confiada y con la guardia baja, ignorante de la traición que se fraguaba hacia mi persona, y cuando menos lo esperaba, ZAS! Ha ocurrido! Como se ha atrevido!

Le he dado un mordisco a la tableta de chocolate y se me ha partido el diente.

Impensable. Imperdonable.

Si una mujer ya no puede estar tranquila disfrutando de su más sagrado alimento, donde iremos a parar....

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar